Artículos de Interés

18

Tú sí puedes estudiar en línea



Variedad de motivaciones llevan a un estudiante a elegir la modalidad de estudios en línea: aislación geográfica, tiempos acotados para dedicar al cursado (incluyendo posibles tiempos de traslados, por ejemplo), discapacidades físicas, entre otras. A su vez, cada estudiante puede estar atravesando una etapa diferente de su formación: iniciando sus estudios superiores, continuando con estudios de posgrado, complementando una posición laboral; es decir, puede tratarse de una instancia de licenciatura, diplomatura, maestría, doctorado y más.

 

Pero: ¿qué características debieran tener en común, o debieran poder desarrollar, estos alumnos para avanzar exitosamente dentro de tal modalidad? No consideraremos aquí los aspectos financieros ni la posibilidad de acceso a una computadora y a un buen servicio de internet, sino más bien los aspectos aptitudinales y actitudinales frente a la decisión de estudiar en línea:

 

·         Autoconocimiento.

Así como en la vida real, estudiar una carrera en línea requiere avanzar en el conocimiento de sí mismos como estudiantes. Identificando nuestras falencias podremos aplicar aquellas herramientas que nos ayuden a mejorarlas, superarlas o incluso eliminarlas. Lo mismo ocurre con nuestras cualidades positivas, mientras más las conozcamos, más podremos aprovecharlas y profundizarlas en nuestro beneficio hacia la obtención de un objetivo deseado. Conociendo tanto aquéllas como estas últimas, podremos también elegir aquellos métodos o estrategias de aprendizaje que mejor se amolden a nuestras características personales.

·         Habilidades tecnológicas.

Esto significa no sólo el conocimiento y correcto manejo de las herramientas tecnológicas que se utilizarán para el cursado: también es importante sentirse cómodos con el formato digital/virtual para avanzar en la carrera. Esto también significará que a medida que ocurran avances tecnológicos, o implementación de nuevos sistemas, deberemos desarrollar nuevas habilidades por lo que la adaptación también será un aspecto fundamental.

·         Autogestión.

Implica la capacidad del individuo de planificar y llevar adelante sus propias acciones, mediante la priorización y organización de las mismas, la definición clara de objetivos y plazos, la programación de los espacios de estudio, la evaluación de los avances y la corrección de los desvíos ocurridos, si fuera necesario. Es decir, no se trata simplemente de cumplir con una agenda: se trata de planificarla según tiempos reales, avances reales y ajustes acordes en caso de cambios o incumplimientos sobre la misma.

·         Autodisciplina, compromiso.

De la mano con el punto anterior, es clave aplicar sobre los objetivos planteados una importante cuota de auto exigencia. En instancias de estudios superiores -sean estos de pregrado, grado o posgrado- la finalización exitosa depende exclusivamente de la responsabilidad individual del estudiante. Más aún, cuando el cursado se da en torno a una plataforma virtual en la que no contamos directamente con la obligación de cumplir horarios impuestos, sino que depende únicamente de la capacidad de administrar los propios tiempos para cumplir con las actividades requeridas.

·         Automotivación.

Suele suceder que cuando hablamos de un cursado presencial, las motivaciones de asistencia a clases y avanzar en la carrera pueden ser compartidas con los compañeros de aula. En el caso de la educación en línea, ese entorno es radicalmente opuesto y, en muchos casos, es casi nula la interacción con otros alumnos por lo que es muy importante desarrollar la capacidad de recordarnos a sí mismos día a día cuáles son las motivaciones para completar nuestra licenciatura, nuestra maestría o cualquier programa en línea que hayamos elegido. Aun así, recomendamos vincularse con otros alumnos de la misma modalidad participando de los foros o herramientas virtuales que cada Universidad ponga a disposición.

·         Comunicación.

Debemos desarrollar nuestra capacidad de adaptar nuestra comunicación a las vías dispuestas, ya sea con el tutor docente como con los asesores administrativos y otros alumnos que se encuentren en la misma situación. No olvidemos que la educación en línea requerirá que realicemos trámites acordes, gestionemos dudas que pueden surgir durante las lecturas o tratamiento de casos, etcétera.

Estas son las principales habilidades que consideramos importantes para poder mantenernos en una carrera en línea y lograr nuestra meta con éxito. Sin embargo, creemos también que son habilidades que se pueden aprender y profundizar, destacando en este punto el aspecto del autoconocimiento.

Será de la mano de estas características, de su sumatoria o profundización, que llegarán cualidades como la constancia, la disposición, la dedicación, la confianza en sí mismo. Como cumpliendo un ciclo de retroalimentación, todo acompañará nuestro crecimiento a la adaptación al mundo de los programas en línea y al éxito en el cumplimiento de nuestro objetivo académico.

Publicado en: General